ARTÍCULOS

Esther lleva más de 13 años publicando artículos en prensa generalista y en revistas especializadas en ciencia, tecnología e innovación. Actualmente colabora con El País, con la publicación Disruptores e Innovadores (D+I, en El Español, donde además es columnista), con la revista Muy Interesante y con webs especializadas como Xataka o Escritura Pública.

MÁS RECIENTES

Vivimos en el móvil. Agazapados y sumergidos en la pantalla que nos conecta con el más allá y nos desconecta del más acá. En solo una década, hemos pasado de caminar con los cinco sentidos, de observar a nuestro alrededor, de mirarnos a la cara y de prestarnos atención, a movernos cabizbajos y ausentes de la realidad presencial. Incapaces de despegar los ojos del smartphone.

Contra el proteccionismo y el autoritarismo digital. Es el lema que guía a los países del G7 (EEUU, Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Canadá y Japón) en un nuevo y «revolucionario» acuerdo para regir el uso de datos transfronterizos y el comercio digital. Es un primer paso para contrarrestar el abuso de poder de los gigantes de internet.

Las investigaciones contra la COVID-19 han hecho resurgir con fuerza la nanomedicina. Estos son sus últimos avances contra el cáncer, las bacterias superresistentes o los virus emergentes, que comentamos con la catedrática de la Universidad de Oxford Sonia Contera, autora de ‘La nanotecnología cobra vida’. Este mes, en portada en la revista Muy Interesante.

Conocido como ‘el arquitecto del RGPD ‘, dirigió las negociaciones con Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube para un Código de conducta contra el odio online. Ahora es asesor principal en el directorado de Justicia y Consumidores de la Comisión Europea. Quiere democratizar internet y la inteligencia artificial, y poner coto a las grandes tecnológicas.

Las investigaciones contra la COVID-19 han hecho resurgir con fuerza la nanomedicina. Estos son sus últimos avances contra el cáncer, las bacterias superresistentes o los virus emergentes, que comentamos con la catedrática de la Universidad de Oxford Sonia Contera, autora de ‘La nanotecnología cobra vida’. Este mes, en portada en la revista Muy Interesante.

La semana pasada Facebook nos sorprendió de nuevo. ‘The Wall Street Journal’ reveló que Instagram –de la que es propietaria– tenía conocimiento de su toxicidad para los adolescentes y no hizo nada al respecto. La red social llevaba años estudiando cómo afecta su uso a millones de jóvenes, y llegaba repetidamente a la misma conclusión: Instagram es dañina en especial para las adolescentes, y lo es más que otras plataformas.

No importa cuántos conjuntos tenga usted en su armario: la investigadora Ana Tajadura-Jiménez podría reducirlos todos a uno. Si de lo que se trata con la ropa es de adaptarla a cómo se siente cada persona cada día, la solución podría estar en uno de los ‘conjuntos mágicos’ para cuerpos en movimiento que esta científica -directora del proyecto BODYinTRANSIT en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M)-está creando.  

Pornhub, una de las webs de pornografía más conocidas, llenaba sus arcas con vídeos de violaciones de niños. Cientos de miles de videos de menores teniendo sexo o en situaciones vejatorias o de violencia sexual estaban disponibles en la plataforma.

La polémica hizo que la empresa eliminase millones de vídeos subidos por usuarios y anunciase que solo los usuarios verificados podrían cargar nuevos vídeos en la web, pero el daño ya estaba hecho.

El investigador del MIT Media Lab desvela en ‘Science Robotics’ su fórmula criptográfica para verificar datos de agentes secretos robóticos o humanos. Con su modelo de cooperación informática encriptada, demuestra  que privacidad y seguridad no son incompatibles. Su método separa la verificación de datos de los datos en sí, de modo que cualquier grupo de agentes pueda cooperar con un mismo fin sin conocer su identidad.

Expertas señalan que el texto abre un importante diálogo, pero se limita a reconocer derechos ya existentes e incluso es un paso atrás en algunos. Ocho meses y dos prórrogas separan el borrador de la Carta de Derechos Digitales del Gobierno del documento definitivo, presentado hoy por el presidente Pedro Sánchez. 

El MIT lleva el ‘cine ampliado’ a la Bienal de Arquitectura de Venecia con una instalación que conecta la vida de tres mujeres de arrabales con la comida. ¿Cómo podemos vivir todos juntos en este contexto de cambio climático, crecimiento urbano, migración masiva, polarización política y desigualdades? Es la pregunta que plantea la edición de este año de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

Las brechas y sesgos de género en investigación en salud, extrapolables a otros ámbitos, tienen un impacto negativo en la vida de millones de personas. Faltan mujeres -y también mayores, niños- en estudios científicos y ensayos clínicos. Falta también diversidad en los equipos de tecnología.

Con ese titular, la revista Nature denunciaba en 2017 la escasez histórica de representantes femeninas en los estudios sobre los mecanismos y el tratamiento de las enfermedades.

Isa ‘Ludita’ es la primera persona en la historia del Premio Nacional de Innovación y Diseño que representa las disciplinas emergentes de esta profesión. Apunta a la importancia de la multidisciplinariedad, los valores, el pensamiento crítico y “humanizar la modernidad”. Isabel Inés Casasnovas, recoge el galardón por “la apertura de caminos, la construcción de comunidades, la promoción del aprendizaje y la formación de nuevas generaciones de profesionales de las nuevas disciplinas del diseño”.

La economía de la creación de contenidos online vive su momento de gloria: un punto de inflexión que está cambiando los modelos de negocio de plataformas y redes sociales y creando todo un ecosistema de ‘startups’ a su alrededor.

De bloggers a youtubers pasando por booktubers, instagramers, influencers y otras ‘ers’. La democratización de la creación de contenido online iniciada con los ‘weblogs’ a finales de la pasada década de los 90 ha derivado en nuevas tendencias y modas más o menos efímeras, pero la esencia permanece: los creadores digitales llegaron para quedarse. Ahora son más de 50 millones en todo el mundo, según un informe de SignalFire.

Emprendimiento e innovación son dos palabras con las que la clase política se llena la boca, especialmente desde la crisis del 2008. Emprender e innovar parecían -y parecen, junto con la digitalización- la solución a todo, la respuesta a todos los problemas. En efecto, son clave, pero para poder serlo deben estar al alcance de todos, y no solo de unos pocos. ¿Qué pasa con quienes no tienen recursos a su alcance para hacerlo? ¿Qué pasa con quienes se encuentran en situaciones de vulnerabilidad? El nivel de renta es un claro factor determinante a la hora de emprender. En las etapas más iniciales de la puesta en marcha del negocio, la principal fuente de financiación son los recursos propios o los ahorros personales.

Varios expertos analizan el nuevo reglamento propuesto por Bruselas con el objetivo de generar confianza en esta tecnología y fomentar la inversión.

La Comisión Europea presentó la semana pasada su esperado reglamento sobre inteligencia artificial, un conjunto de nuevas normas y medidas que tienen como objetivo generar confianza en esta tecnología y potenciar la inversión y la innovación en un sector que será clave en el proceso de recuperación tras la crisis de la covid.

La pandemia de la covid-19 ha acelerado la automatización y la digitalización. ¿Desplazarán los robotss y la inteligencia artificial el trabajo humano? ¿Qué nuevos roles y demandas surgirán? ¿Cuál será el saldo entre la destrucción y la creación de puestos de trabajo? Las respuestas invitan tanto al pesimismo como al optimismo. Estamos a tiempo de crear un próspero futuro del trabajo. Barcelona, 2030. La población envejece, la fuerza laboral se reduce y los robots prometidos no llegan. La automatización no ha avanzado tan rápido como algunas personas pensaron que lo haría.

Ujué Agudo y Helena Matute han investigado la predisposición a aceptar las sugerencias de voto o románticas de las recomendaciones automatizadas. Digamos que, por cualquier motivo, decidimos usar un programita online o una aplicación que supuestamente analizará nuestra personalidad para recomendarnos candidatos políticos. Esa app -llamémosle algoritmo o sistema de recomendación- nos sugiere una opción, marcada con un distintivo de compatibilidad.

¿Preferiremos esa opción por encima de cualquier otra, solo por haberlo dicho el algoritmo?

El primer empleado de Twitter, Evan Henshaw-Plath, que acaba de lanzar la red social alternativa Planetary, asegura que poner límites a las grandes tecnológicas haría el capitalismo más eficaz. A lo largo de estos años, el informático ha estado involucrado en el desarrollo de herramientas para activistas y para la organización de sociedad civil. Ahora acaba de lanzar Planetary, con la que pretende cumplir el sueño original de Twitter: ser una plataforma descentralizada, abierta, distribuida y sin anuncios donde cada persona gestiona sus datos y los creadores pueden ser recompensados por su trabajo en sus propios términos.

Es una cuestión de derechos. Derechos humanos. Cuando una tecnología introduce nuevas formas de discriminación e inequidad, vulnera la presunción de inocencia o atenta contra la propia dignidad o la libertad de movimiento, no se puede mirar para otro lado. Por eso, la pasada semana un grupo de profesionales y personas del ámbito de la academia y la investigación remitieron al Gobierno español una carta en la que pedían “una comisión de investigación que estudie la necesidad de establecer una moratoria en el uso y comercialización de sistemas de reconocimiento facial de empresas públicas y privadas”.

Dava Newman (Montana, EE UU, 1964), catedrática de Aeronáutica y Astronáutica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), profesora del Programa Apollo y miembro de la facultad del Programa Harvard-MIT en Ciencias y Tecnología de la Salud, fue la primera mujer ingeniera nombrada subdirectora de la NASA.

Ayudó a desarrollar el plan de viaje tripulado a Marte planeado para 2030, y desarrolló el traje espacial BioSuit, nombrado mejor invención por la revista Time en 2007 y exhibido en museos de todo el mundo.

Algoritmos que discriminan en procesos de contratación laboral, que recortan recursos a los más vulnerables o les aumentan las primas de los seguros, que impiden de forma injusta el acceso a una hipoteca o que excluyen a estudiantes pobres. Los sistemas automatizados sesgados campan por doquier, a menudo sin ser detectados hasta que alguien descubre el pastel.  Pero una cosa es la teoría y otra la práctica, y la realidad muestra que aterrizar dichos principios no resulta fácil. Con frecuencia, acaban guardados en un cajón o colgados en una pared como cuadro de desiderátums.

MEDIOS IMPRESOS